• +(34) 639 30 63 00
  • hola@barcelonamentoring.com

Información

Resistencia a los cambios

¿Por qué las personas nos resistimos tanto a los cambios?

Vivimos momentos intensos. Algunos gurús anuncian este 2021 como un año trepidante, de cambios rápidos y hechos inesperados. Como si la inercia de 2020 se hubiera acelerado para sorprendernos, para ponernos a prueba. Un poquito más.

Desconozco si estas previsiones llegarán a cumplirse. Lo veremos en breve. Sin embargo, tengo claro que una actitud de resistencia a los cambios sólo puede agravar nuestra situación.

Necesitamos saber adaptarnos, aprender a gestionarnos en la incertidumbre, con normalidad, sin miedo. Disponer de recursos propios para mantenernos en nuestro centro, y buscar la confianza allí donde está. Tener claro que el auténtico poder reside en nuestro interior.

Algunas causas de la resistencia a los cambios

Para comprender mejor por qué nos resistimos tanto a los cambios, quiero compartir contigo algunas posibles razones.

Comprender el porqué nos puede ayudar a ampliar nuestra visión, y abrir caminos para convivir con la incertidumbre.

Miedo a lo desconocido e imprevisible

Tal vez ésta sea una de las razones más poderosa que alimenta la resistencia a los cambios en los humanos.

Nos tranquiliza sentir que lo tenemos todo bajo control, aunque en realidad no es así. Nuestra zona de confort es el lugar donde nos encontramos cómodos y cómodas, sin sensación de peligro, en un lugar que conocemos y en el que lo que ocurre es, supuestamente, previsible. Sin embargo en este lugar, no crecemos, no aprendemos, precisamente porque nunca pasa nada nuevo.

Temor al fracaso

El cambio conlleva novedad y, en consecuencia, aprendizaje. Y posibilidad de éxito o de fracaso. Entre comillas.

Porque hablamos de un éxito o fracaso percibidos. Que no quiere decir que sean reales. Así, pues, el temor a no hacerlo bien, a no ser suficientemente competentes puede anular o bloquear la acción. Y la parálisis nos deja indefensos e indefensas, con la sensación de que no está en nuestras manos el decidir por nuestras vidas. En la mayoría de las ocasiones, la decisión última de lo que quieres hacer con tu vida es tuya, y nadie te la puede arrebatar.

Fatiga personal o contextual

El cansancio merma nuestra energía vital. Cuando afrontamos cambios, necesitamos nutrirnos de un gran coraje, de una gran fuerza, y una gran confianza en nosotros, en nosotras, y en nuestros recursos.

Por eso, el cansancio no es buen compañero cuando nuestro entorno nos exige aceptación, adaptación y resiliencia. Para lidiar con situaciones nuevas, la concentración, la atención y el poder estar muy despiertos y despiertas nos provee de una rápida reacción. El cansancio nos provoca lentitud y dispersión. Nos descarga.

Incomprensión o negación

El cambio es necesario para evolucionar, pero lo mejor de todo es que es inevitable. Y es positivo.

Nos ayuda a ir hacia adelante porque nos provee de aprendizaje. Cuando comprendemos y valoramos el aspecto positivo del cambio, modificamos nuestra actitud hacia él. Al variar la mirada, nos centramos en sus beneficios y lo integramos en nuestras vidas. Resistencia o resiliencia, desgaste o empoderamiento, tú eliges.

Apego a los hábitos

El apego va ligado al miedo. Apego a los hábitos por miedo a cambiarlos por algo nuevo y desconocido.

Las rutinas ofrecen una falsa sensación de seguridad, hacen que lo que ocurre sea siempre lo mismo, entregan previsibilidad. Y aburrimiento. Pero muchas veces es más fuerte el miedo a perder que la motivación por ganar.

Y así podemos estar aguantando situaciones que sabemos que nos perjudican sólo por miedo a lo desconocido, a lo nuevo. Nos ponemos en una actitud de resistencia a los cambios.

Imposición percibida

La sensación de privación de libertad para tomar nuestras propias decisiones y de que nos intentan imponer un cambio, puede ser un magnífico acicate para, precisamente, no hacerlo.

La rebeldía contra una situación que no hemos elegido por propia voluntad, bien por imposición del entorno, del gobierno o de otras personas, nos provoca el efecto adverso: inmovilismo. Nos parapetamos en nuestra posición de no movernos y ahí nos quedamos. Sin muchas veces analizar que tal vez el beneficio del cambio es mayor que el hecho de no dar nuestro brazo a torcer.

Falta de motivación, o creer que es mal momento

Cuando no hay una razón clara para cambiar, las personas tendemos a permanecer en el mismo lugar. ¿Para qué vamos a cambiar si ya estamos bien, o más o menos bien?

No queremos dedicar la energía de cambiar algo con riesgo de que pueda ser a peor. En otras ocasiones nos decimos que no es el momento adecuado. En el fondo, sabemos que para cambiar hace falta un determinada energía y, si no la sentimos disponible, nos quedamos quietos.

Predisposición personal

Hay personas más predispuestas que otras a acometer cambios. Por su naturaleza, por su personalidad. Hay personas con un perfil más aventurero, de exploración, que se aburren con la rutina y para quienes, los cambios son una oportunidad de aprender algo nuevo.

Pero más allá de esta predisposición natural, la vida es continuo cambio. Entrenarse en el cambio nos empodera.

El mentoring, un acompañamiento de calidad en momentos inciertos

Un mentor o mentora puede ayudarte a tomar consciencia de que el cambio es necesario y positivo, de que es fuente de aprendizaje. El cambio, si lo abordas con alegría y expectación, puede ser una sugerente experiencia de crecimiento, en lugar de una nefasta experiencia de sufrimiento.

Te invito a seguir la página de Barcelona Mentoring en Linkedin.

Foto de Andrea Piacquadio en Pexels

Qué es mentoring y Qué no es mentoring

Qué es y Qué no es Mentoring

Dado el gran interés que surgió con el webinar «Qué es y Qué no es Mentoring» realizado el 14 de diciembre 2020 por Patricia Villano y Sandra Huerto os quiero compartir este post con las ideas clave que no debes olvidar y la grabación del webinar.

Qué es y Qué no es Mentoring es una introducción a las bases del mentoring y cómo podemos utilizar esta herramienta a nivel personal y profesional. Además también os informamos acerca la próxima formación del curso MENTORING BASIC que realizaremos en enero con el equipo de Barcelona Mentoring.

¿Qué es mentoring?

Definiciones de mentoring hay muchas. Y una que nos gusta mucho es:

«El mentoring es un proceso conversacional por el cual una persona, en el rol de mentora, ayuda a otra, en el rol de mentee, a tomar consciencia de sus capacidades y a aprender los mecanismos por los cuales puede transformar (por sí misma) su potencial en talento.»

Por tanto, el mentoring es:

  • Es una metodología de aprendizaje y desarrollo donde el mentee aprende, hace visible y es consciente de los procesos que utiliza para llevar sus objetivos a la acción.
  • Le permite transformar su potencial de ser, en talento real y contrastado por los demás.
  • Es un aprendizaje contextualizado, que se nutre de la experiencia del mentee y la ayuda y conocimientos del mentor.

Y… ¿qué no es mentoring?

  • No es asesoramiento. Un mentor aporta conocimientos técnicos sólo si el mentee los necesita para su objetivo. Opciones para que encuentre su solución.
  • No es coaching. El mentoring permite dar consejos, pero ofrecidos de esa manera, como consejo del mentor y no como verdad absoluta. Y se permite aportar conocimiento desde la experiencia personal y como ejemplo o modelo que puede seguirse.
  • No es formación. El conocimiento que se ofrece está orientado a la acción y no al crecimiento teórico-formativo.
  • No es consultoría. El/la mentee hace el diagnóstico de sus necesidades, decide cómo pasar a la acción y cuándo. La responsabilidad recae en él/ella y no en lo que le dice el mentor.
  • No es tutoría. El mentor/a no dirige, no es la voz a seguir. El mentor/a ha de ayudar a que se desarrolle el/la mentee y sea capaz de actuar.

Así que el mentor/a motiva, define metas con el mentee, construye una relación de confianza, facilita el aprendizaje y provee de alternativas, recursos, espacios de reflexión. Escucha de forma activa, realiza preguntas poderosas, hace visibles patrones de comportamiento, ofrece sus conocimientos cuando son necesarios y reta para pasar a la acción.

Mentoring o Coaching

Esta es una de las preguntas más comunes cuando hablas de mentoring y que intentaré responder con este esquema.

El proceso de mentoring. Estructura

Ya sabemos qué es el mentoring, qué hace un mentor y ahora vamos a responder cómo se aplica el mentoring para conseguir los objetivos del mentee.

El mentoring es una metodología con una estructura bien definida. Un proceso que permite hacer visible el propósito, el Para Qué y cómo conseguirlo. Y este proceso consta de fases bien definidas que fomentan el crecimiento y la acción.

  1. Situación deseada – Para qué: La conversación entre mentor y mentee será la clave. A través de las preguntas se hará visible la situación deseada del mentee y par qué inicia el proceso.
  2. Situación de Partida del/de la mentee: Identificar en qué punto estamos y el entorno en el que se mueve permite ser consciente a dónde quiere llegar, barreras y qué indicará que ha llegado.
  3. Técnica del escalador (o escaladora): Cambiamos la perspectiva. No empezamos en el punto de partida, la base de la montaña, sino por la cima y se pregunta reiteradamente ¿Dónde tendría que estar un metro antes de estar en la cima? ¿Y un metro antes de un metro de la cima? Identificando todos los ítems importantes por donde pasar para conseguir el objetivo.
  4. Plan de Acción por etapas: Teniendo claro el objetivo se concretan acciones a realizar, tiempos y fechas exactas.
  5. Evaluación de cada etapa: No puedes decir que lo has conseguido si antes no has identificado qué quiere decir para ti conseguirlo, qué tienes que ver o sentir en la evolución.
  6. Evaluación final: Cuando ya se ha conseguido el objetivo queda lo mejor, recordar cómo se ha conseguido, qué se ha aprendido… Identificar y dar valor a su proceso de crecimiento.
  7. Próximos Retos: Este reto ya está, es momento de ponerse los siguientes y que sea capaz el mentee de replicar todo lo que ha estado haciendo y qué le ha funcionado.

Para qué se utiliza el mentoring

El Mentoring puede aplicarse en cualquier ámbito, ya sea profesional o personal. Pero como profesionales os doy algunas ideas:

  • Empresarial: Para transmisión de conocimiento entre empleados, acelerar el proceso de desarrollo del potencial, la obtención de resultados más rápidamente, capacitar mandos intermedios, mejora de habilidades en la mujer para acceder a cargos directivos, cambios generacionales o delegar, saber escuchar las necesidades…
  • Educativo: Como ayuda a los nuevos docentes a entender cómo se trabaja en el centro, para reducir el abandono escolar mediante programas de mentoring entre jóvenes universitarios o capacitar en nuevas habilidades educativas y comunicativas a los docentes.
  • Emprendedor: Activar los proyectos, mejorar las habilidades que les faltan, fomentar la empatía hacia los clientes.
  • Comunidad: Impulsar la inserción laboral y orientación vocacional, resolución de conflictos, evitar la exclusión social, profesionalizar las organizaciones no lucrativas.
  • Deportivo: Conseguir nuevos objetivos deportivos, acompañar en el abandono de la carrera deportiva y buscar tu nuevo potencial.
  • Personal: Impulsar la marca personal, un cambio profesional o para mejorar la relación con los demás.

“El delicado equilibrio de ser mentor de alguien no es crearlos a tu propia imagen, sino darles la oportunidad de crearse a sí mismos”.

Steven Spielberg

Os dejo el video webinar «Qué es y Qué no es mentoring» y os invito a convertiros en mentores de vuestros clientes, de vuestros compañeros, de vuestras familias o de vosotros mismos con el curso Mentoring Basic.

Créditos imagen principal:  Aleksandrdavydovphotos en Canva

Imagen del vídeo: Tumisu en Pixabay

La empatía en el mentoring para emprendedores

La empatía es clave en el proceso de mentoring para emprendedores. Emprender, entender y guiar en el proceso de crecimiento de las personas es uno de los roles del mentor. El mentor empatiza con el mentee y viceversa, así como con aquellos con los que se relaciona. Para los emprendedores no se iba a obviar este proceso de empatía y, es que el emprendedor, debe realizar un ejercicio doble. Por un lado, debe empatizar con él o ella misma, con su esencia y su propósito en su proceso de mentoring personal. Por otro lado, el ejercicio personal de empatizar con uno mismo, es decir, comprenderse y escucharse sin juzgarse,  permite poder realizarlo con las personas que forman parte de la idea de negocio que pretende desarrollar. Estas personas pueden ser las que forman parte del equipo emprendedor, usuarios/clientes potenciales, colaboradores, proveedores, ….  

¿Cómo ayuda la empatía en el mentoring para emprendedores?

La persona emprendedora debe sentir en primera persona lo que sienten los usuarios potenciales de su idea de negocio. Ello le ayudará a comprenderlos y diseñar una propuesta de valor acertada y acorde a lo que necesitan con el fin de satisfacer sus demandas. 

El proceso de empatía es un proceso clave en el mentoring para emprendedores que debe tener en cuenta muchos elementos sobre el estado del usuario/cliente y su relación con el entorno. Por ello, se trata de un proceso que requiere concentración y precisión en captar todos los detalles del interlocutor. ¿Cómo lo podemos hacer? ¿Hay una guía sobre el proceso? ¿Alguna herramienta que facilite la recogida de información mientras se empatiza? 

Entender a los clientes potenciales : El mapa de la empatía 

El mapa de la empatía es un lienzo que resume las alegrías y miedos de un cliente en torno al producto o servicio que desea adquirir. Se trata de entender cómo se siente en cada uno de los pasos previos a la compra, durante la adquisición del producto o servicio, durante su uso y en la etapa posterior donde ya ha finalizado su uso. 

Para realizar el mapa de empatía debes entablar una conversación que te ayude a validar la información de 6 aspectos que, trasladados en el mapa (encontrarás plantillas en la red), llamamos los 6 bloques del mapa de empatía. La validación se realizará mediante la escucha activa (otra característica del proceso de mentoring) de los sentimientos del cliente potencial. 

Lo primero que debes realizar, antes de describir los 6 bloques, es dibujar en el centro del lienzo, a tu usuario y/o cliente describiendo con datos demográficos, geográficos y de estilo de vida el perfil al que deseas atender con tu idea de negocio. Esta descripción nos servirá para buscar una persona real que reúna las características descritas para validar el mapa de empatía que has supuesto sobre el lienzo. El lienzo recoge las respuestas a las preguntas que se plantean en el mapa de empatía. Pero en este caso no debemos preguntar directamente sino escuchar y narrar en algún momento del proceso una experiencia propia acerca de la situación que se desea tratar, como si tu fueras un mentor en el proceso de mentoring para emprendedores. Pero ¿cuáles son estas preguntas?, las preguntas están relacionadas con los sentidos de tu cliente y se resumen a continuación: 

#1 ¿Qué VE tu cliente potencial? 

Debes ver a través de los ojos de tu cliente. ¿Qué ve a su alrededor? ¿ Cómo se mueve la gente? ¿Qué ves en los medios de comunicación/anuncios, vallas publicitarias, …? ¿ Qué  vé en sus familiares, relaciones, ambiente de trabajo,….? ¿ Qué mira? ¿ Qué lee? ¿ Qué vé que otros hacen? 

#2 ¿Qué OYE tu cliente potencial? 

Activa tu oído como si fuera el de tu cliente e intenta recoger lo que escucha. ¿Qué oye a su alrededor: familia, amigos, trabajo, medios de comunicación, gente influyente,….ve a su alrededor? ¿Cómo se comunica su entorno?

#3 ¿Qué DICE y HACE tu cliente potencial? 

Fíjate bien en lo que dice tu cliente: ¿Cuáles son sus palabras? ¿Cuál es su actitud? ¿Qué comportamiento tiene? ¿ Qué dice qué dicen otras personas de su entorno cercano, de los medios, ….?  ¿Qué dice que le importa? ¿Con quién habla? ¿Qué hace en su día a día? ¿Qué movimientos realiza? ¿ Lo que dice y hace va en la misma línea o hay diferencias, se contradice,…?

#4 ¿Qué PIENSA y SIENTE tu cliente potencial? 

Ahora debes ahondar en los sentimientos de tu cliente potencial. ¿Qué le importa? ¿Lo dice o no lo dice? ¿Cuáles son sus necesidades? ¿ Qué le preocupa?  ¿Qué tiene sentido ? ¿ Qué le mueve? 

Alegrías y Miedos 

La información que has recogido en cada uno de los bloques de preguntas sobre lo que ve, oye, dice y siente tu cliente potencial tiene que ayudarte a resumir sus alegrías y miedos. Aquello que repite constantemente es lo que le preocupa y/o alegra. Resume las alegrías y beneficios en un bloque que será el quinto y, haz lo mismo con los miedos y frustraciones, en el sexto bloque del mapa de empatía. 

Repite el mapa de empatía tantas veces como te sea posible, realízalo de manera individual o en grupo, siempre presencial para observar las expresiones de tu cliente potencial y poder catalogarlas en alegrías o miedos. 

Una vez finalizado el proceso de validación del mapa de empatía, como en toda sesión de mentoring para emprendedores, ahora es el momento de que analices en profundidad los miedos y alegrías y decidas cómo debe ser tu producto o servicio para satisfacer las necesidades recogidas.  Si ya tenías un producto o servicio, mejóralo incorporando nuevas variedades, funcionalidades,…u otro aspecto relevante que hayas percibido durante el proceso del mapa de empatía.

Si quieres continuar tu proceso emprendedor o quieres innovar en tu proyecto, nos vemos en el siguiente post.

Créditos imagen principal:  RF._.studio en Pexels

Beneficios del Mentoring en nuestro entorno

El Mentoring puede aplicarse en cualquier ámbito, ya sea profesional o personal, por tanto, también puede generar beneficios a las personas de nuestro entorno más cercano.

Cuando hablamos de Mentoring, nos referimos a un método por el que las personas pueden descubrir o desarrollar sus potenciales para convertirlos en talentos, por medio de la práctica, al ser más conscientes de sus habilidades y capacidades personales.

Por esta razón, todas aquellas personas que se encuentren en el entorno de otra que haya desarrollado las habilidades de mentor o mentora, podrán recibir ayuda de ésta para orientarse mejor en cuanto al logro de objetivos o a la hora de mejorar hábitos de conducta que no les sean totalmente efectivos en su vida.

Adquirir estas habilidades requiere de una formación en profundidad, si se quiere actuar como mentor o mentora a nivel profesional, pero también es cierto que existen algunas técnicas básicas que pueden ser aplicadas tanto en nuestro entorno laboral como en el ámbito personal y familiar. Saber hacer algunos tipos de preguntas, o aprender a mejorar nuestra comunicación con los demás, nos puede ayudar a transmitir los mensajes con mayor claridad o a generar mayor confianza con nuestros interlocutores.

Algunos ámbitos en los que podemos aplicar técnicas de Mentoring

Saber utilizar el Mentoring, como un método de desarrollo personal y profesional, requiere de un aprendizaje exhaustivo a diferentes niveles, pero algunas técnicas relativamente sencillas   -por lo menos en un nivel inicial­- pueden aportar grandes beneficios en nuestra forma de actuar y en los resultados que obtengamos; veamos algunos ejemplos:

#1 Equipos

Mediante el Mentoring podemos mejorar las relaciones entre los miembros de nuestro equipo, ya sea en el trabajo o, por ejemplo, en un equipo deportivo del que formemos parte.

Un mentor o mentora profesional actuaría a un nivel profundo en este sentido, con lo que se podrían conseguir mejoras de gran calado dentro del equipo, pero, con unos conocimientos básicos, es posible contribuir a la mejora de algunos aspectos, como la identificación de los diferentes roles presentes en el equipo, que nos ayudará a saber cómo comunicarnos mejor con esas personas.

#2  Familia

En nuestro entorno familiar también pueden haber aspectos en los que el Mentoring nos sea de utilidad como, por ejemplo, a la hora de ayudar a nuestros hijos a orientar su futuro.

Una de las técnicas más importantes para un mentor o mentora es la de saber hacer las preguntas adecuadas, con las que conseguir que la persona mentorizada reflexione sobre el tema que le preocupa y pueda alcanzar, por sí misma, las soluciones que estén en consonancia con sus características y afinidades personales.

Esta técnica, que también se considera un “arte”, requiere de mucha práctica para alcanzar un nivel de resultados profesional, pero se puede comenzar a ejercitar recibiendo unas pautas básicas.

#3 Entorno social

Tanto a nivel familiar, como social o profesional, el Mentoring potencia la escucha activa y el empoderamiento personal del otro, elementos que nos pueden ayudar a ganar perspectiva en situaciones de conflicto y, también, contribuir a fortalecer nuestras relaciones.

Imagen de Mohamed Hassan en Pixabay

Saber escuchar es tan importante, o más incluso, que saber preguntar. Sin escuchar de la forma adecuada será muy difícil acertar a la hora de hacer las mejores preguntas o decidir las acciones que debemos emprender ante una situación difícil, tanto propia como en la que se vean involucradas otras personas que nos pidan ayuda.

Al mismo tiempo, contribuir al empoderamiento personal de los demás puede favorecer que esas personas sientan una mayor confianza hacia nosotros, lo que siempre es un motivo de mejora en las relaciones interpersonales.

El Mentoring es mucho más…

Estos son sólo algunos ejemplos de lo que se puede conseguir con una formación básica, pero los beneficios de realizar un proceso de Mentoring profesional abarcan muchos otros ámbitos:

  • Acompañamiento a las personas emprendedoras para definir de forma eficiente su proyecto profesional y que puedan hacerlo realidad.
  • Proyectos de carrera profesional: mejorar la trayectoria en el mismo sector/organización o plantear un cambio de orientación laboral.
  • Optimización en el funcionamiento de equipos y organizaciones (profesionales, deportivas, juveniles…), aumentando la eficiencia, el compromiso y la satisfacción de sus miembros.
  • Empoderamiento personal, haciendo conscientes las fortalezas de la persona mentorizada así como sus áreas a mejorar, reforzando su autoconfianza y facilitando su desarrollo personal.
  • Perfeccionamiento de la Marca personal.
  • Identificación de roles y potenciales de las personas, guiándolas para conseguir su realización vocacional.
  • Mejora de hábitos de comportamiento poco eficaces y de la comunicación inter-personal.
  • Potenciación de la capacidad de aprendizaje, mediante el desarrollo de hábitos y técnicas más efectivas en función de las características personales.
  • Acompañamiento para el relevo generacional en empresas familiares.
  • Soporte a profesionales, en general, para el perfeccionamiento de sus habilidades profesionales.

Como se puede observar en la lista anterior, gran parte del trabajo a realizar con la persona mentorizada está basado en la mejora de su propio Autoconocimiento, por lo que el papel protagonista en estos procesos lo tiene ella misma, que debe comprometerse totalmente con dicho proceso para obtener los máximos resultados; el mentor o mentora es una simple herramienta para ayudarla a realizar los cambios que necesita alcanzar.

¿Qué es y qué no es Mentoring?

Imagen de Arek Socha en Pixabay 

En artículos anteriores ya hemos hablado de qué se entiende por Mentoring y lo hemos intentado diferenciar de aquello que NO lo es, por lo que no voy a repetirlo aquí de nuevo sino que, desde Barcelona Mentoring, os queremos ofrecer la oportunidad de despejar las dudas en este sentido de una forma más práctica: participando en un webinar gratuito el próximo día 14 de diciembre de 2020

Para poder participar, sólo hay que inscribirse por medio del siguiente enlace: https://www.eventbrite.es/e/entradas-webinar-gratuito-que-es-y-que-no-es-mentoring-130865523303

No considero que el Mentoring sea la panacea o la piedra filosofal para conseguir absolutamente todos los cambios y mejoras que necesitamos en nuestra vida (no creo que exista nada así), pero, desde mi propia experiencia personal, creo que se trata de una herramienta muy útil para favorecer esos cambios positivos en los demás… y en uno mismo.

¿Quieres saber un poco más sobre el Mentoring profesional?

¡Participa en nuestro webinar gratuito!

Imagen principal de Harish Sharma en Pixabay, libre de derechos.

Propulsa tu carrera profesional con el mentoring

Propulsa tu carrera con el Mentoring

¿Has pensado en hacer un cambiar pero no sabes cómo? ¿Te da vértigo moverte de dónde estás? ¿Te encuentras en transición de carreras y no sabes por dónde empezar? Propulsa tu carrera con la ayuda de un mentor que te acompañe en este proceso.

Tómate un tiempo para reflexionar antes de actuar, para escuchar la voz interior, plantearte las cosas, ver con qué cuentas y dibujar un plan que te ayude a moverte de dónde estás. Si te bloqueas en algún paso, puedes contar con la ayuda de un mentor que a través de preguntas te guiará a definir tus objetivos y empezar a propulsar tu carrera.

¡Enhorabuena! Tienes un lienzo en blanco entre manos y tú eres el protagonista. No te dejes llevar por la sensación de abismo y empieza a ser el protagonista y propulsa tu carrera. ¡Adelante!.

Propulsa tu carrera

El Mentoring de carrera profesional puede ayudarte a propulsar tu carrera. ¿Cómo? Te puede ayudar a adueñarte de tu carrera profesional, a empoderarte y a retarte para salir de tu zona de confort trazando un plan de acción.

La formación es tu gran aliado para que te acompañe a lo largo de toda tu carrera profesional siendo un recurso necesario para poder afrontar nuevos retos profesionales. Nuestro entorno VUCA (acrónimo de Volatilidad (Volatility), Incertidumbre (Uncertainty), Complejidad (Complexity) y Ambigüedad (Ambiguity) mucho más acentuado en este tiempo por el COVID-19 nos plantea cambios constantes y por ello, debemos replantear nuestra carrera profesional. Stephan Gabmeier propone cambiar el término por BANI (acrónimo de Frágil (Brittle), Ansioso (Anxious), No lineal (Nonlinear) e Incomprensible (Incomprehensible)). Dejando a un lado los términos que definan la realidad que vivimos lo que sí es cierto es que está nos exige que tenemos que aprender y desaprender de forma continua a lo largo de nuestra carrera profesional.

Hay dos conceptos que quisiera nombrar en los que te invito a que reflexiones en paralelo. Uno es el Upskilling y el otro el Reskilling. Ambos conceptos se refieren a la necesidad de aprender para propulsar la carrera profesional.

Con el Upskilling afinarás las habilidades que ya tienes y además, puedes aprender habilidades cercanas a las que ya tienes. La formación te encaminará en estar al día de las tendencias de tu sector, adquirir los conocimientos que necesites para tu puesto de trabajo y las funciones que habitualmente desarrollas.

Y con el Reskilling preparas tu carrera para el futuro dando un salto, buscando nuevas profesiones y nuevas formas de trabajar.

¿Alguna de estas opciones de formación te atrae para empezar a propulsar tu carrera profesional? Si aún no sabes por dónde empezar te invito a seguir leyendo.

Conócete

El autoconocimiento es una parte fundamental para poder iniciar ese camino hacia propulsar tu carrera profesional.

Explora qué conocimientos ya tienes, qué te falta y cuáles de ellos necesitas para esta transición profesional. Bucea dentro de ti y sé honesto contigo mismo. Ahonda en tus fortalezas y áreas de mejora y si ves que tienes dudas pregunta a otros a que te ayuden a obtener esa información. Ellos pueden darte una visión que quizás no hayas tenido en cuenta. Te animo a que lo hagas y descubrirás muchas cosas.

Descúbrete

Sé auténtico y sé tu mismo. Este proceso necesita que seas valiente y honesto contigo mismo.

Un mentor a través de preguntas puede acompañarte en ese proceso de autoconocimiento tan necesario para poder propulsar tu carrera allá donde realmente quieras orientarte. Te ayudará a mirar a la cara a tus miedos y a cuestionarte las creencias que no te dejan avanzar.

Surfea con toda esta información y te ayudará a encontrar esa ola que tanto anhelas. La confianza en ti mismo y la actitud que tomes ante el cambio serán palancas que te darán impulso para dibujar tu plan de acción.

Construye

El mentoring te ayudará a definir tu propósito y a construir tu plan de desarrollo desgranando tu objetivo profesional en acciones concretas.

Ese camino te llevará a poner en práctica acciones a corto plazo transformándolas en tareas pero también a visualizar una estrategia a medio y largo plazo. Ese plan te servirá como ruta pero día a día y mes a mes ya que tu eres el dueño de tu carrera profesional e irás revisándolo y haciendo los ajustes que creas necesario.

Te deseo un buen camino y mucha suerte en tu carrera profesional.

Si quieres que te acompañemos, no dudes en contactar con nosotros.

Imagen de cabecera de cottonbro en Pexels.

Descubre tu propósito

Descubre tu propósito de la mano de un mentor o mentora

En los últimos tiempos, se habla mucho de propósito. Se dice que si encuentras tu propósito de vida y conectas con tu profesión con él, tu trabajo fluye de tal forma que no sientes que estás trabajando. Experimentas un estado de bienestar y de plenitud.

Pero, ¿cómo puedes conocer tu propósito para acercarte a él?

Qué entendemos por propósito de vida

El término ‘propósito’ implica finalidad. Un ‘para qué’. El propósito de vida es el ‘para qué’, la finalidad última que tiene nuestra vida.

El propósito es transcendente y transpersonal. Va más allá de objetivos individuales, materiales o egóicos. Conlleva en sí mismo un componente de contribución, de servicio a los demás, a la sociedad, al mundo.

Conceptualmente, está muy cerca del sentido. El sentido tiene que ver con el significado. Así, pues, encontrar el propósito o finalidad a nuestra vida la dota de sentido o significado.

Este hecho conlleva en sí mismo una satisfacción, una sensación de plenitud, de estar alineado/as con la vida, un estar viviendo en ‘flow’. Pero, no sólo eso, es además un motor que nos empodera, y nos hace crecer.

Por eso es tan importante que conozcas tu propósito. Y que te conectes a él. Tu vida alineada con tu propósito dota de sentido a lo que haces, con quien te relacionas, lo que piensas y lo que sientes.

Por qué resulta tan difícil encontrar el propósito

A pesar de que el propósito posee una cualidad de cierta permanencia en el tiempo, no tiene porqué ser el mismo durante toda la vida.

Las personas nos desarrollamos, vivimos diferentes etapas evolutivas. Nuestros intereses, cómo nos percibimos, cómo percibimos a los demás y a nuestro entorno son realidades cambiantes.

Cuando sentimos dificultad para conectar con nuestro propósito es una manifestación de nuestro ‘ruido’ interno. Es, de algún modo, un aviso.

A través del autoconocimiento y del desarrollo de las diferentes inteligencias: la emocional, la corporal, la social y la espiritual, vamos desgranando lo esencial y separando la paja.

El propósito, último nivel de la pirámide de Robert Dilts

Robert Dilts, uno de los maestros de la PNL, dibujó una pirámide para expresar lo que él llamaba los diferentes niveles neurológicos del cambio en la persona.

Dilts situó el propósito en lo más alto de la pirámide. La pirámide establece seis elementos de la vida en donde en cada nivel se nos hace una pregunta. Para Dilts, un obstáculo en cualquiera de los niveles nos hace vivir vidas tristes y vacías.

Si comenzamos por la base, observamos el siguiente orden de niveles. Tengamos en cuenta que la afectación en un nivel determinado influye y condiciona en todos los anteriores, es decir, en los de rango menor por así expresarlo.

NIVEL 6 – ENTORNO-CONTEXTO | LIMITACIONES [DÓNDE/ CUÁNDO]

Éste es el nivel más básico. Aquí puedes responder a las preguntas: ¿Qué tienes? ¿Dónde y cuándo haces lo que haces? Reconocer lo que tienes te permite ser realista. También te permite darte cuenta de tus limitaciones. ¿Qué quieres conservar y que quieres cambiar? Tanto en lo material como en lo espiritual. Hacer una lista te ayuda a concretar. Sólo cuando lo tengas claro, podrás pasar al siguiente nivel.

NIVEL 5 – COMPORTAMIENTO-CONDUCTA | ACCIONES [QUÉ]

Lo que tienes y la situación actual en la que te encuentras es consecuencia de lo que haces y lo que has hecho hasta ahora. Reconocer el vínculo causa-efecto de nuestras acciones te permite llevar a cabo los cambios. Si cambias tus acciones, tu comportamiento, tu entorno cambia. ¿Qué haces en tu día a día? ¿Qué deseas obtener y qué debes hacer para lograrlo?

NIVEL 4- CAPACIDADES-DECISIONES | DIRECCIÓN [CÓMO]

Lo que puedes hacer es la esencia de este nivel. ¿De qué eres capaz? ¿Por qué haces lo que haces y no haces algo distinto? Conocer las razones y los mecanismos que te llevan a decidir te permite tomar decisiones conscientes e inteligentes. Te llevan a decidir por convicción, en lugar de dejar que los demás o el contexto decidan por ti, por ejemplo. La convicción de estar en el camino correcto y haberlo decidido libremente te procura bienestar. Saberte capaz y tomar las decisiones alineadas con tus convicciones es lo que provee sentido, motivación y felicidad.

NIVEL 3- VALORES-CREENCIAS | MOTIVACIÓN [POR QUÉ]

Los valores y las creencias son nuestras guías de actuación. También son filtros a través de los cuales interpretamos la realidad. Por eso en este apartado también se incluyen los metaprogramas. Tener claro cuáles son da consistencia y coherencia a nuestras vidas, a lo que decidimos y hacemos. Éste ya es un nivel más profundo. ¿Cuáles son tus valores esenciales? ¿Cómo percibes tu realidad?

NIVEL 2- IDENTIDAD | MISIÓN [QUIÉN]

Si tus valores te llevan a decidir lo que haces y lo que tienes, ¿por qué no te sientes bien? Tal vez hay algún desajuste, puede que no te conozcas lo suficiente y ello te lleve a desear lo que tienen otras personas, a hacer lo que otros quieren que hagas. Tal vez no estás conectado/o contigo mismo/a. ¿Sabes quién eres de verdad?

La identidad conecta con el autoconcepto, con el sentimiento de ser únicos, diferentes de los demás. Y con la idea de integridad y coherencia. Buscamos coherencia en lo que hacemos, como lo hacemos y por qué lo hacemos. En nuestra identidad se integra también un sentido de misión, de lo que hemos venido a realizar en este mundo.

NIVEL 1- PROPÓSITO | VISIÓN [QUIÉN MÁS]

¿Cuál es el sentido de tu vida? Si sabes para qué vives, será más fácil levantarte cada mañana, tomar decisiones, hacer lo que debes, valorar lo que tienes.

Si sabes lo que buscas en la vida, sabes lo que crees, sabes lo qué haces, por qué lo haces, decides cómo hacerlo y valoras lo que tienes, disfrutarás de bienestar. Te será más fácil caminar hacia tu meta, y tener claro tu propósito.

El propósito suele estar relacionado con la transcendencia. Es un nivel espiritual y transpersonal que va más allá del individuo o de la persona. Conecta con el sentimiento de pertenencia a algo más grande que nosotros, puede ser la familia, la sociedad, el mundo. Las preguntas se enfocan más en el “para qué” y “para quien”, en algo que va más allá de nuestra individualidad.

Inteligencia espiritual y propósito

El propósito está conectado con un tipo de inteligencia, la inteligencia espiritual. Victor Frankl en su libro ‘El hombre en busca de sentido’ da buen ejemplo sobre cómo ejercitar este tipo de inteligencia.

Según la Wikipedia, “la inteligencia espiritual es exclusivamente humana y está basada en la sabiduría, nuestra capacidad de visión holista de la realidad profunda, de comprensión de contextos y totalidades significativas. Es la capacidad de trascendencia, de ir más allá de lo biofísico y social, más allá del cuerpo y las emociones. Opera con el ojo de la contemplación, es una inteligencia transpersonal porque se sitúa más allá del ego narcisista. Opera con visión universal. Es transracional, no se limita a la racionalidad instrumental mecánica de la ciencia. Es la única que puede darle sentido espiritual a la vida, es decir, generar sentido trascendente para vivir, alimentar la integridad de nuestra conciencia. También es la capacidad de relacionarnos armónicamente con la totalidad, de estar relacionados con el todo, es la capacidad de ser felices a pesar de las circunstancias.”

Algunas actitudes que te pueden ayudar a conectar con tu propósito y tu inteligencia espiritual son:

#1. Hacerte preguntas ante los sucesos de la vida, acerca de su sentido, del ‘para qué’ ocurre lo que ocurre en el momento en qué ocurre.

#2. Tomar perspectiva, es decir cambiar el punto de vista. Poner en marcha lo que algunas personas llaman ‘el observador’, es decir, mirar desde fuera para ampliar la mirada acerca de lo que te está sucediendo. Adoptar una mirada holística y sistémica.

#3. Mantener viva la curiosidad y una mentalidad de aprendiz. Ver de nuevo la realidad a través de una mirada “inocente”, curiosa, como si fuera la primera vez… Preguntarte si hay una forma distinta de hacer algo que se ha hecho siempre de la misma manera.

#4. Procurar equilibrio y armonía en tu vida, tanto en tu entorno físico, como en tus relaciones. Ello debe ayudarte a crecer, te debe enriquecer como persona. Lo que no suma en ese sentido, resta.

#5. Agradecer a la vida su generosidad, aprovechar cada momento como un momento único que es, y mirar con ánimo de aportar al mundo tu talento.

#6. Poner atención y estar presente en el ‘ahora’. Ser consciente de tu estado, tus pensamientos, tus actos, y decidir si están en línea con tus deseos.

Mentoring para encontrar tu propósito

El acompañamiento de un mentor o mentora puede ayudarte a encontrar tu propósito.

La adecuada formulación de preguntas en un proceso de mentoring te lleva a respuestas a las que, de otro modo, es muy difícil acceder. Es un camino de aprendizaje y transformación que induce a la reflexión, pero también a la acción.

Por ese motivo, un mentor o mentora profesional es una buena elección en procesos de cambio. Tal vez te planteas una reinvención profesional, el desarrollo de la marca personal, un reajuste en tu plan de carrera, conectar con tu auténtica vocación… cualquiera de estos objetivos serán exitosos si se alinean con tu propósito.

Te propongo… un breve ejercicio para conocer tu propósito

Quiero invitarte a realizar un curioso y, a la vez, bonito ejercicio para acercarte a tu propósito. Verás que es sencillo, pero eficaz.

Clica sobre este enlace para poder acceder a él. ¡Espero que te resulte muy útil!

Mentoring para encontrar sentido

Mentoring: un método para definir objetivos con sentido

Si no le encontramos un verdadero sentido a lo que hacemos, en nuestra vida personal o profesional, el Mentoring puede ayudarnos a conseguirlo.

¿Cuántas veces nos hemos decepcionado al ver que aquellos objetivos que habíamos luchado por conseguir, no tenían el resultado que esperábamos?

Estudiamos una carrera, porque nos han dicho que nos proporcionará un futuro cómodo y seguro, pero los empleos que conseguimos no nos generan satisfacción y, finalmente, trabajamos en otras cosas.

O nos proponemos ascender en una empresa pero, cuando lo logramos, nos sentimos infelices en el nuevo puesto.

O cambiamos nuestra forma de vida, en función de un ideal, para darnos cuenta de que no encontramos la satisfacción personal que buscábamos.

Estos son sólo unos pocos ejemplos de lo que nos suele ocurrir cuando las metas u objetivos que nos marcamos no se corresponden con las necesidades de nuestra esencia más profunda.

¿Dónde encaja el Mentoring en la búsqueda de sentido vital?

Cuando las mentoras y mentores llevamos a cabo procesos de Mentoring, una importante parte de nuestro trabajo es ayudar a las personas a que respondan a una pregunta, con la mayor sinceridad, en relación a los objetivos que se han marcado y que no están pudiendo alcanzar.

La pregunta es

¿Para qué lo quieres?

¿Para qué quieres conseguir eso que deseas?

Imagen de Arek Socha en Pixabay

Esta pregunta, aparentemente tan sencilla, suele causar dificultades a la hora de responderla de forma sincera. Si es así, posiblemente será porque nos pase una de estas dos cosas:

#1. darnos cuenta de que no tenemos realmente claro cuál es el verdadero motivo por el que queremos alcanzar ese objetivo.

#2. Que descubramos una motivación oculta que, a la hora de verbalizarla, no nos parezca adecuada o que no justifique plenamente el objetivo de nuestra elección.

Cuando pasa esto podemos alegrarnos, porque este es el paso necesario para reconducir nuestra ruta e ir en la dirección correcta.

¿Cuál es el motor de nuestra motivación?

Las personas necesitamos encontrar el verdadero sentido a todo aquello que hacemos, ya que nuestra motivación y energías se generan cuando estamos totalmente conectados con nuestro interior, con nuestra esencia.

Si esto no ocurre, lo habitual es que no podamos ver de forma clara el camino que debemos seguir o que no encontremos las soluciones adecuadas para alcanzar las metas que nos hemos planteado, pudiendo llegar a desanimarnos y frustrarnos por ello.

Un ejemplo práctico: en la época en que fui emprendedor industrial, del sector de las motocicletas, me encontré muchas veces con clientes insatisfechos con las motos deportivas de gran cilindrada que se habían comprado. Habían hecho un gran esfuerzo económico para conseguirlas pero no obtenían con ellas la satisfacción que esperaban y  justificaban sus quejas diciendo que esas motos eran muy delicadas, que siempre estaban en el taller, que eran incómodas de conducir, etc.

El resultado es que se hartaban de la moto y acababan vendiéndosela antes de lo que sería normal.

Esto ocurría porque muchas de estas personas adquirían esas motocicletas, simplemente, porque un familiar, un amigo o un compañero de trabajo se habían comprado una igual, es decir, por pura envidia, no porque realmente fueran unos grandes aficionados a ese tipo de motos. En estos casos, la motivación era errónea y no podían responder de una forma satisfactoria a la pregunta “¿para qué te has comprado esta moto?”.

Imagen de Tumisu en Pixabay

En cambio, cuando las personas me preguntaban qué tipo de moto les aconsejaría que se comprasen, yo siempre les preguntaba lo mismo: “¿para qué la quieres?”. En función de su respuesta, les aconsejaba un modelo u otro y, en los casos en que pude tener un seguimiento del asunto, la compra que hicieron fue altamente satisfactoria ya que su motivación al hacerla estaba alineada con sus verdaderas necesidades, posibilidades y gustos personales.

O lo que es lo mismo: la compra tenía un sentido claro y coherente.

El Mentoring no aporta soluciones, sirve para que el mentee aprenda a encontrarlas

Si seguimos utilizando el ejemplo anterior, como un símil “mundano”, lo que ocurriría en un proceso de Mentoring es que el mentor o mentora NO le indicaría a la persona mentorizada cuál es la moto que debería comprarse.

El profesional la guiaría para que esa persona descubriera y definiera muy bien cuáles son las verdaderas necesidades que desea cubrir con ese vehículo, así como sus posibilidades reales, tanto para la compra como para el mantenimiento del mismo. Toda esta información sería la que debería transmitir al vendedor al que se dirigiera, para que este la asesorara correctamente en cuanto al modelo concreto que le pudiera convenir más.

Es evidente que nadie va a contratar a un mentor o mentora para que le asesore sobre la compra de un vehículo, pero la mecánica a seguir –a grandes rasgos- es la misma que en un caso más complejo.

La clave reside en encontrar el sentido de lo que hacemos

Para comprender la importancia de conocer cuál es el sentido de nuestras acciones, es fundamental el gran trabajo que hizo el psiquiatra austríaco Viktor Frankl, creador de la logoterapia.

Mientras estuvo preso en los campos de exterminio nazis, durante la Segunda Guerra Mundial, Frankl comprobó que el factor fundamental para tener una mayor resistencia y poder sobrevivir no era el estado físico de los prisioneros, sino que estos tuvieran alguna motivación que les diera sentido a sus vidas y les ayudara a luchar un día más por no dejarse vencer, ante la desesperación del horror que estaban sufriendo.

Así fue como observó que las personas que resistían mejor eran los que, por ejemplo,  conservaban la ilusión por reencontrarse con sus familias, o los que se sentían fuertemente comprometidos con algún tipo de obra, ideal o trabajo que tuvieran pendientes.

¡Estas personas se sentían “obligadas” a vivir!

Las personas que no le encontraban un sentido al hecho de seguir viviendo, al carecer de motivaciones realmente poderosas, por muy fuertes físicamente que parecieran acababan “arrojando la toalla” y dejándose morir o haciendo que las mataran, acabando así con su sufrimiento.

Viktor Frankl perdió a la mayor parte de su familia en el Holocausto, pero encontró sentido a su vida en el hecho de ayudar a los demás a superar sus traumas mediante la nueva corriente terapéutica que creó, una vez fue liberado al finalizar el conflicto bélico.

¿Qué diferencia al Mentoring de otros métodos de acompañamiento?

La principal diferencia reside en que el Mentoring es un método de aprendizaje para clarificar las necesidades, los deseos y las posibilidades reales de la persona, profundizando en su autoconocimiento y dotando a sus decisiones y posteriores acciones de un sentido coherente con ella misma. Además, la persona mentorizada podrá replicar este proceso de forma autónoma en otras situaciones futuras en las que lo necesite.

Por tanto, si un/a mentee  expresa el deseo de convertirse en Jefe/a de ventas de su empresa, la base del proceso de Mentoring se enfocará en que la persona defina cuáles son los motivos –reales- por los que quiere conseguir ese objetivo, teniendo en cuenta todas sus circunstancias y características.

Con esta información, será la propia persona la que podrá decidir si es ese, y no otro, el objetivo que se tiene que plantear para cubrir sus necesidades y que se encuentren alineadas con su Yo interior.

¿Qué sentido tiene comprarnos una moto de 100 caballos,

si sólo pensamos utilizarla para circular por dentro de la ciudad?

¿Tienes dificultades para definir eficazmente tus objetivos? Podemos ayudarte a resolverlo.

Imagen principal de Gerd Altmann, en Pixabay.

Herramientas que favorecen la delegación

Herramientas que favorecen la delegación

Para referirme a las herramientas que facilitan la delegación, empezaré definiendo la acción de Delegar, que es asignar autoridad a otra persona para llevar a cabo una actividad específica, transformándose en una habilidad esencial i fundamental para el crecimiento de los individuos, ya sea a nivel personal, dónde el ejemplo más claro es el primer día que dejas a tu hij@ ir sólo a comprar el pan, o a nivel de empresa, cuando tu rol es el de responsable de la gestión de una compañía, o a nivel de agrupación o sociedad, cuando debes delegar la gestión  a otros componentes del grupo.

En todos los niveles de nuestra vida nos vemos obligados a delegar, por este motivo es fundamental que tengamos herramientas que facilitan la delegación y que nos ayuden a identificar cómo ejecutar la acción, a identificar cada uno de los componentes, y conseguir el éxito en la práctica.

Sin olvidar que la persona que delegó el trabajo sigue siendo responsables del resultado del trabajo delegado, por lo que se hace necesario mantener en la delegación una parte del control.

Herramientas fáciles que facilitan la delegación

En este sentido os propongo herramientas que facilitan la delegación, fáciles de incorporar en las acciones habituales, que con el uso diario se pueden llegar a transformar en un patrón de actuación que nos dote de mayor eficacia, y estas herramientas forman parte de los procesos de Mentoring.

Partimos de la típica frase que todos hemos usado alguna vez cuando alguien nos indica que debemos delegar, una tarea, una acción o cualquier otro trabajo. Casi automáticamente nos inclinamos en responder:” yo ya lo hago, es el otro que no lo quiere asumir, y esto me obliga a retomarlo, ¿Qué quieres que haga?”.

Te propongo que analices mi circuito de la delegación, que se basa en 4 fases, y dónde desarrollo las herramientas que favorecen la delegación para que puedas llegar a crear un esquema personal de delegación

MI CIRCULO PERSONAL DE DELEGACIÓN – Dolors Navarro

“Una de las mejores maneras de persuadir a los demás es escuchándolos”

Dean Rusk

1 # La escucha, herramienta que favorece la delegación

# La escucha es un paso clave esencial para conocer, evaluar y valorar la persona que tienes delante, sus miedos, sus capacidades y los motivos que le impulsan a aceptar la delegación.

Este ejercicio lo debemos afrontar mediante la escucha activa ya para que debemos profundizar para poder obtener los resultados. La habilidad de escuchar no es sólo lo que la persona está expresando directamente, sino también los sentimientos, ideas o pensamientos que subyacen a lo que se está diciendo nos dibujará a la persona, y llegaremos al primer resultado que precisará de decisiones a tomar antes de delegar:

Se empieza pensando en el resultado

Stephen R. Covey

En el mentoring Las preguntas son palanca para el cambio. Ayudan a enfocar la conversación, a poner la atención y el foco en el mentee. Espacios dónde hay que parar, frenar el ruido interior, dejar las prisas, las obligaciones del día a día y dedicar tiempo a pensar y reflexionar en uno mismo. Esta reflexión consigue generar una actitud distinta en el mentee, abrir nuevos escenarios para afrontar y mirar su realidad, cambiar el estado en el que se encuentra y generar alternativas para crecer. Cómo nos indica Patricia Villanova en su post del 28 de septiembre, cómo una buena herramienta para desarrollar capacidades, indispensable para acompañar a una persona y ofrecerle herramientas que facilitan la delegación.

Sólo se mejora lo que se puede medir

Peter F. Drucker

2 # Delimitar facilita la delegación

# Delimita en que consiste la delegación, identifica y estructura lo que debe asumir. Es necesario poner en común las expectativas que tenemos el uno del otro. Cuanto más definidas esté la delegación, mejor podremos fijar objetivos y el proceso de acompañamiento será una causa sin dejar espacio a la ambigüedad.

3 # El acompañamiento evita los malendidos

Es conveniente ir poniendo pequeñas metas que nos lleven al objetivo final, utilizandolas como herramientas que nos facilitan la delegación. Muchas veces el que delega y el delegado pueden tener criterios de medidas diferentes a los pactados y que, de forma inconsciente no son comentados. Esto puede derivar en un sentimiento de frustración, por no haber obtenido lo que se esperaba. Es por ello por lo que debe haber un espacio de #acompañamiento donde puedan surgir las expectativas no declaradas, posible origen del fracaso de la delegación, y es en este marco dónde se ha de crear el diálogo para poner de manifiesto la posibles desviación, motivos y acciones a realizar para retomar de nuevo el camino del éxito de la delegación.

Un objetivo sin un plan es solo un deseo

-Antoine de Saint-Exupéry

Todo objetivo precisa un plan que indique las acciones a tomar y el momento en el que debemos ejecutarlas, según la estructura planteada para llegar a nuestro objetivo. Han de ser revisadas y actualizadas constantemente. El plan es cómo un ser vivo, crece y se modifica a medida que se ejecuta.

4 #Empatizar herramienta que te empodera y facilita la delegación

Debemos #empatizar para poder llevar a cabo el proceso de acompañamiento, cómo se siente la persona en quien delegamos, que puntos le ha costado más superar, que limitaciones se ha encontrado, que miedos le han surgido, de modo que seamos capaces de darle las herramientas que le puedan hacer crecer cómo persona y en su capacidad de asumir la delegación.

No podemos olvidar la implicación del delegado ya que condiciona en un alto grado el éxito de la delegación.

Las bajas implicaciones pueden llegar a crear barreras y/o dificultades, que para que puedan ser superadas la persona que delega se vea obligada a realizar controles más exhaustivos y frecuentes en el tiempo, crear mecanismos y/o procedimientos para responder ante ellas.

Llegados a este punto nos colocamos de nuevo en la casilla inicial, la escucha, la valoración de nuevo de la persona, que ya no es la misma, ha crecido, ha cambiado y que podemos retomar y seguir ayudando en el crecimiento. No repetimos el proceso, ha habido cambios que nos colocan de nuevo en el inicio, volvemos a preguntarnos si la persona que tenemos delante es capaz de asumir la delegación, delimitar…. y podremos volver a utilizar las herramientas que facilitan la delegación.

¿Quieres saber cómo un proceso de Mentoring te puede ayudar en los procesos de delegación? Aplicando la escucha activa, a través las preguntas poderosas, dándote herramientas para que las utilices.

Créditos Imagen principal: Gerd Altmann

10 tipos de motivación para conseguir los objetivos

Los 10 tipos de motivación en mentoring. Cómo conseguir tus objetivos

Identificar los tipos de motivación que tenemos puede ser tan importante a nivel individual como de empresa para conseguir los objetivos

Como personas abordamos actividades, que nos motivan o no, con la intención de acabarlas. Cada uno con diferentes valores y motivaciones que hacen que consigan el objetivo deseado.

Esto mismo sucede con las empresas. En función de los equipos de trabajo, de la visión y misión de la empresa y del personal que trabaja, se consiguen los objetivos de una manera más rápida o más lenta. Motivados por un sueldo, por ser considerado buen líder, por no ser despedido o tal vez por pertenecer a un equipo o grupo. Motivaciones muy diversas de los integrantes de un equipo que unidas provocan que se consigan o no los objetivos de la empresa.

Por tanto, conocer los tipos de motivación de las personas y aplicarlos en las tareas a realizar comporta un aumento de la productividad y felicidad de las personas.

¿Qué es la motivación?

Hay infinidad de definiciones. La motivación es esa chispa que incentiva el desarrollo de los proyectos y actividades. Según Anita Woolfolk “la motivación se define usualmente como algo que energiza y dirige la conducta”. O según Esther Gómez García-Romeral “es el impulso que mueve a la persona a realizar determinadas acciones y persistir en ellas para su culminación. Es la causa del comportamiento.”

Si la motivación es ese impulso a conseguir los objetivos, ¿todos tenemos las mismas motivaciones?

Evidentemente la respuesta es un no. No todos nos movemos con las mismas motivaciones. No todos nos comportamos igual. Pero todos queremos conseguir los objetivos.

¿Qué tipos de motivación hay?

Si definiciones de motivación hay muchas, tipos de motivación también. En Barcelona Mentoring nos centramos en el modelo Rueda de Motivos de Beatriz Valderrama (2012) que identifica 10 tipos de motivación.

Tipos de motivación centrados en dos áreas, aproximación y evitación. Actos de aproximación para conseguir algo positivo o un beneficio y actividades de evitación para eludir algo negativo y que se quiere dejar atrás.

Rueda de motivos de Beatriz Valderrama

Tipos de motivación de evitación

Afiliación

Preferencia por estar con otros, formar parte de un grupo y sentirse aceptado. Necesita aceptación, cercanía e interacción.

Cooperación

Deseo de mantener relaciones igualitarias, el trabajo en equipo, construir conjuntamente y evitando la rivalidad y el abuso de poder. Necesita el igualitarismo.

Hedonismo

Preferencia por ahorrar esfuerzos y tensiones, evitando sacrificar el propio bienestar por perseguir metas. Busca el descanso y placer.

Seguridad

Preferencia por mantener estabilidad en el entorno, evitando los cambios y la incertidumbre, con orden. Por tanto necesita control.

Conservación

Deseo de protegerse uno mismo, la comodidad, ganar dinero y conservar los bienes materiales. Necesita tener, acumular, protegerse.

Tipos de motivación de aproximación

Autonomía

Preferencia por ser independiente, seguir los propios criterios, trabajar en soledad y tomar decisiones por uno mismo. Necesita ser autosuficiente.

Poder

Deseo de dirigir a otros, competir y ganar, ser reconocido, tener popularidad y prestigio. Por tanto necesita control y reconocimiento.

Logro

Preferencia por superar retos, lograr éxito profesional, sentirse eficaz y competente. Necesita reconocimiento y una buena autoestima.

Exploración

Interés por la novedad y la variedad, buscando aprender, disfrutar trabajando y descubrir nuevas formas de hacer las cosas. Necesita variedad, estímulo intelectual.

Contribución

Deseo de ayudar a otros, contribuir a la sociedad, tener un impacto positivo en la vida de los demás, sentirse útil, cuidar y proteger. Tiene la necesidad de compartir, de transcender.

Conseguir tus objetivos

Una vez definidos los tipos de motivación, ¿cuáles identificas en ti o en tus equipos? ¿Cómo puedes utilizar esta información?

Conociendo cómo actuamos y qué nos motiva, podemos darnos cuenta de qué actividades realizamos sin esfuerzo, cuáles delegamos o retrasamos y qué motivación hay tras aquellas que finalizamos sin problemas.

¿Sabes identificar los estilos de motivación?

Como dice Viktor E. Frankl, “Cuando ya no somos capaces de cambiar una situación, nos encontramos ante el desafío de cambiarnos a nosotros mismos”.

Con la radiografía de los tipos de motivación que más te definen y que más influyen en tu manera de afrontar los objetivos, un mentor puede ayudarte a conseguir tus objetivos. Un mentor busca nuevas estrategias pensando en ti. Hace visible tu manera de actuar. Te propone cambios en la manera de afrontar o definir una actividad para que estén alineados con tus estilos de motivación. Y fomenta tu autogestión para el presente y el futuro.

Si tú o tus equipos necesitan un cambio. Si necesitas identificar tus estilos de motivación, el mentoring te puede ayudar.

¿Quieres que te ayudemos?

Imagen principal de Alexas Fotos en Pixabay 

Conversaciones de Mentoring como palanca de Cambio

Las Conversaciones de Mentoring como palanca de cambio a través de preguntas poderosas

El mentoring se desarrolla a través de la palabra y tiene lugar por parte de dos personas, mentor y mentee. Estas conversaciones de Mentoring actúan como palanca de cambio a través de preguntas poderosas dando espacio al mentee para que encuentre sus propias respuestas en la reflexión.

Todos nos hacemos preguntas constantemente pero no todas las preguntas son poderosas. Las conversaciones de mentoring te llevarán a la reflexión, dirigirá tu atención a tu interior y te alejará del ruido externo.

El mentoring utilizará las preguntas para abrir puertas hacia tu interior e inconsciente y hacer visible todo lo que está ahí. Las conversaciones de mentoring en clave de pregunta te ayudarán a conocerte mejor, aceptarte y valorarte. Cada persona está dotada de múltiples capacidades que puede desarrollar, aprender, perfeccionar y potenciar. Las respuestas del mentee a las preguntas del mentor serán genuinas y recogerán parte de su esencia. Además, las preguntas serán poderosas porque pueden desbloquearte y ponerte en situación para fijar objetivos, buscar tus propios recursos, comprender, conectar internamente y resolver.

Para Barcelona Mentoring, el mentoring es un proceso conversacional por el cual una persona, en el rol de mentora, ayuda (compartiendo conocimientos, experiencias…) a otra, en el rol de mentee, a tomar consciencia de sus capacidades y a aprender los mecanismos por los cuales puede transformar (por sí misma) su potencial en talento.

Las conversaciones de Mentoring ayudarán al mentee a definir su propósito, conocer su potencial y sus recursos. Le llevarán a un viaje de autoconocimiento, desarrollo y empoderamiento. Este viaje invita a salir de la zona de confort e iniciar nuevos caminos. En definitiva, harán de palanca de cambio dónde las palabras serán el canal para tener respuestas a tus propios desafíos.

Conversaciones de Mentoring…

En las Conversaciones de Mentoring el mentee es el protagonista. A través de la escucha activa el mentor hará las preguntas adecuadas invitando al mentee a: indagar en sus valores, definir su propósito, identificar sus emociones y activar sus motivaciones que serán una gran palanca para el cambio.

El mentor ayudará a que el mentee aparte el ruido y seleccione la información que para él sea importante.

La intención de realizar preguntas es que el mentee identifique las áreas a trabajar y ayudar al mentee a encontrar sus propias respuestas. Se abrirá un canal para la reflexión, para la duda, para cuestionarse ideas y para la estimulación y la motivación. En el vaivén de preguntas se harán conscientes los conocimientos y se ayudará a que el mentee exteriorice su potencial y ponga en juego sus habilidades, localice sus fortalezas y ponga en valor sus capacidades. La mirada y el enfoque en que se realizan las preguntas es un aspecto clave ya que han de invitar a la reflexión, a la inquietud y a incentivar una actitud de búsqueda y de crecimiento personal o profesional.

¿A qué nos referimos con preguntas poderosas?

 El concepto de preguntas poderosas se refiere a preguntas que ofrecen al otro la posibilidad de darse respuestas invitando a ir más allá, expandiendo límites de pensamiento, liberar emociones y enfocarse en la solución y no en el problema. Estas respuestas explorarán su mundo interior, le permitirán conocerse mejor. Y además, ver lo que a primera vista no ha podido observar, ver su realidad desde otro prisma y valorar todas sus infinitas posibilidades.

El mentor a través de escuchar activamente al mentee lanzará preguntas que le permitirán reflexionar y explorar su propia realidad interior desde su esencia. El mentoring es una forma de aprendizaje que hace que el mentee incremente el desarrollo de competencias y sus opciones.

Sin lugar a dudas, esas conversaciones en forma de preguntas poderosas y con las respuestas del mentee serán una palanca que le llevará al cambio y a la transformación pasando por un viaje de autoconocimiento.

¿Cómo las preguntas pueden ser una palanca para el cambio?

Las preguntas son palanca para el cambio. Ayudan a enfocar la conversación, a poner la atención y el foco en el mentee. Espacios dónde hay que parar, frenar el ruido interior, dejar las prisas, las obligaciones del día a día y dedicar tiempo a pensar y reflexionar en uno mismo. Esta reflexión consigue generar una actitud distinta en el mentee, abrir nuevos escenarios para afrontar y mirar su realidad, cambiar el estado en el que se encuentra y generar alternativas para crecer.

Su propósito es generar consciencia y reflexión, no son preguntas con el afán de tener todos los detalles ni curiosear en la biografía del mentee sino en abrir ventanas, posibilidades, ayudar al mentee a ver la situación desde otro prisma, a escuchar y no juzgar y a poner en valor todos los recursos que tiene el mentee en su poder.

El mentoring también invita a salir de la caja, a pensar fuera de lo habitual, a fomentar la creatividad, a reflexionar sobre situaciones anteriores y a buscar los aprendizajes fruto de su propia experiencia. En definitiva, es empoderar al mentee.

El mentee habiendo descubierto su potencial, mejorado su actitud y conocedor de sus recursos internos está preparado para pasar a la acción. Y por tanto, hacer de palanca para el cambio, abrirse a nuevos caminos, definir sus metas e ir a por ellas.

¿Te animas a conversar juntos y a iniciar un proceso de Mentoring? Lo haremos a través de preguntas poderosas pero la solución está en ti.

Imagen principal de Gerd Altmann en Pixabay 

123