• +(34) 639 30 63 00
  • hola@barcelonamentoring.com

Author Archive Gemma Mompart

Mentoría de marca personal

Mentoría de marca personal, ¿es para ti?

¿Cómo es y en qué consiste un proceso de mentoría en marca personal?

Cada vez son más las personas que toman consciencia de las oportunidades profesionales que surgen con una marca personal potente. En calidad y en cantidad.

Muchas porque deciden tomar el camino hacia la autorrealización en el trabajo, mediante el emprendimiento. Otras porque desean reenfocar su carrera profesional. En cualquier caso, el desarrollo estratégico de su marca las lleva a nuevos horizontes de bienestar laboral y personal.

El contexto actual de pandemia no ha hecho más que acelerar una tendencia. El tejido empresarial no puede generar los puestos de trabajo necesarios, es más, las empresas reducen personal, cierran o se fusionan. Los profesionales buscan nuevas salidas, y “se reinventan”.

Nuevos líderes con marcas poderosas en un contexto digital

La digitalización está permitiendo nuevos canales de comunicación, a través de los cuales las marcas pueden expresarse y darse a conocer.

Las redes sociales reúnen a grupos de personas, a los que les llaman tribus o comunidades, que comparten aficiones, objetivos, experiencias… y en las que expertos e ‘influencers’ actúan como los nuevos líderes de opinión.

Desarrollar la marca personal significa trabajar de forma intencionada una estrategia de posicionamiento en torno a un conjunto de atributos y valores que posee un determinado profesional.

Eso es, en la práctica, detectar las cualidades más significativas de este profesional que aportan un valor diferencial tangible, y que conectan con los deseos o necesidades de una comunidad o tribu. A través de elegir bien los canales, el lenguaje, el tono y el estilo de la comunicación, se trata de llegar a conectar con estas personas para difundir un determinado mensaje.

La confianza, el pilar del éxito en un proceso de mentoring

Como ya explico en el post «El ABC de un mentoring de marca personal transformador», el proceso de mentoring se desarrolla en diferentes etapas, con el fin de:

  • Fijar objetivos
  • Analizar la situación de partida
  • Abrir y explorar diferentes opciones
  • Lograr el compromiso y pasar a la acción
  • Retroalimentar y dar feedback

Para que una mentoría de marca personal ‘one to one’ se implemente de forma eficaz, y con un resultado exitoso, las dos personas que intervienen deben hacer un buen ‘matching’. Eso es, tanto la persona mentorizada como el mentor o mentora deben lograr entrar en sintonía.

La confianza mutua en este tipo de procesos es fundamental, para una apertura y un trabajo lo suficientemente rico y transformador.

Etapas en un proceso de mentoría de marca personal

Un proceso de mentoring se desarrolla en 4 etapas, con un progresivo avance hacia el objetivo fijado al inicio.

1. Fase inicial de autoconocimiento y conocimiento mutuo

En esta etapa, se establecen las bases de la relación de mentoring. Es un momento excelente para crear el rapport necesario, para comenzar a desarrollar la confianza.

Definir bien el objetivo, comenzar a trabajar sobre el potencial, las fortalezas, la situación y el contexto, la experiencia y los logros de la persona es el primer paso. La escucha de sus deseos, motivaciones, emociones, creencias y aspiraciones será condición esencial.

Idealmente, se trabaja desde las fortalezas, desde el núcleo positivo y la mirada apreciativa. Se trata de ir descubriendo el potencial de la persona. Antonio Blay, precursor de la Psicología Transpersonal en España, decía que los defectos no existen, que sólo existen las cualidades no desarrolladas.

Es una fase en que prevalecen las preguntas abiertas, la contextualización de la persona, de su momento, de lo que ha logrado hasta hoy y de su objetivo presente, de lo que quiere lograr con su marca personal.

2. Fase de apertura de alternativas y desarrollo de un plan de acción

Esta etapa es la que lleva más trabajo. Es la etapa en la que se abren nuevas posibilidades, nuevos enfoques, nuevas perspectivas. Es momento de estimular la creatividad para abrazar nuevas opciones, para cuestionar creencias, y formular nuevas hipótesis. Lo importante prevalece sobre lo urgente.

Se elabora un plan de acción. Este plan se concreta en el objetivo (qué); en la estrategia y las acciones (cómo); en la planificación (cuándo); en los recursos (qué se necesita); y en los resultados deseados (indicadores).

El plan es necesario en cuanto a que un proceso de mentoring siempre tiene un inicio y un final, y busca lograr un objetivo. Es un acompañamiento guiado que va de un antes a un después. Busca una transformación, un avance desde un lugar a otro. Sin plan de acción no es posible esa transformación.

3. Fase de consolidación, ejecución y ‘learning by doing’

Todo proceso de mentoring conlleva un proceso de aprendizaje. Es la razón de ser, la esencia del mentoring. Y la única forma para integrarlo es a través de la práctica, de la acción.

Así, pues, ésta es la fase de experimentación. El ‘learning by doing’ toma su máxima expresión. Se hace imprescindible el uso de dos mecanismos por parte del mentor o mentora: el feedback y el feedforward. Es decir, la retroalimentación. Para sostener e incrementar la percepción de autoeficacia del o de la mentee. Así, la transformación realizada tendrá continuidad en el tiempo.

El mentor o mentora actúan como modelo de una experiencia por la que ya han transitado. Por eso, los ejemplos y experiencias aportadas son claves en esta fase.

4. Fase final de cierre y conclusiones

En esta fase, no queda más que revisar el camino realizado. Una evaluación de la situación y el proceso en sí resitúa a los participantes en un nuevo lugar.

Se observan los aprendizajes y recursos adquiridos, las fortalezas identificadas, la evolución realizada, las posibilidades de continuar avanzando con nuevas propuestas y acciones después del proceso.

Se proponen nuevos retos, se detectan oportunidades, y se sugieren áreas de mejora. Se traza la continuidad futura del camino iniciado.

¿Por qué te conviene una mentoría de marca personal?

Hemos visto que el proceso de mentoring avanza en diferentes fases conectadas entre sí, y que buscan:

  • Descubrir el potencial
  • Desarrollar competencias
  • Producir un cambio
  • Lograr el objetivo

Un proceso de mentoring es un proceso de aprendizaje y transformación, que se realiza de la mano de una persona que ya ha transitado previamente por ese lugar, y tiene la experiencia para poder acompañar a los demás a que lo realicen con éxito.

Así, las ventajas de realizar ese camino con un mentor o mentora son muy potentes, por ejemplo:

#1. Aprendizaje vivencial

Se trata de un aprendizaje vivencial, basado en la acción, en la experiencia, que es la manera cómo se integra el conocimiento para siempre.

2. Proceso guiado

Es un proceso guiado, enfocado a un objetivo concreto y personal. Por lo tanto, mucho más efectivo, y tangible en resultados.

3. Modelaje y ejemplos

El modelaje, los ejemplos concretos, los casos prácticos hacen mucho más fácil la comprensión e integración de los conceptos.

4. Activación del potencial

Supone un proceso de autoconocimiento, y de desarrollo de los recursos internos de la persona. Desencadena una activación del potencial que se concreta en talento al pasar a la acción.

5. Transformación real y tangible

Al final del proceso de una mentoría de marca personal se da una transformación real, un avance tangible que genera satisfacción, motivación y una autoconfianza renovadas para la persona.

¿Te apetece comenzar un proceso de mentoring?

Mentoring de marca personal

El ABC de un mentoring de marca personal transformador

El mentoring de marca personal es un proceso transformador. En este post, vemos por qué.

La marca personal se tiene, no se crea. Se puede y se debe gestionar de forma intencionada, con un objetivo. Cuando hablamos de marca personal, hablamos de nosotros mismos. Hablamos de cómo nos perciben las demás personas.

El primer paso es saber en qué punto estás hoy. Con que atributos, cualidades y valores te asocian quienes están en relación contigo. Es tu posicionamiento de marca. A partir de ahí, te pones un objetivo acerca de dónde quieres estar, y con qué valores quieres ser percibido. Y defines una estrategia de personal branding, es decir de gestión de tu marca. Para avanzar hacia el objetivo que te has propuesto.

Este proceso de diagnóstico, fijación de objetivos y desarrollo de estrategia, más la definición de una hoja de ruta y un plan de acción que te lleve dónde tú deseas puedes hacerlo acompañado de un mentor experto. Ganarás en claridad, te mantendrás motivado, y ahorrarás tiempo y dinero.

Tu inversión más rentable

Trabajar la marca personal es ventajoso para profesionales que trabajan por cuenta ajena. Dos buenos ejemplos de objetivos en estos casos son cuando una persona desea un ascenso, o cuando quiere cambiar de compañía.

Si eres de los que trabajas por tu cuenta, entonces seguramente no tienes duda ninguna. Tu marca personal es tu mejor inversión. Es la que te va a dar la mayor rentabilidad en tu vida profesional.

Sólo te contrata quien confía en ti. La marca personal va de transmitir confianza.

Tus clientes deben percibirte como un proveedor de confianza, experto en unas determinadas áreas de conocimiento y con unos valores. Unos valores que conectan con tus posibles clientes, y que generan esa confianza necesaria.

Trabajar la marca personal desde el mentoring

El mentoring ‘one to one’ es un acompañamiento totalmente personalizado, centrado en la persona mentorizada, que es el eje de todo el proceso. Es un camino de aprendizaje efectivo. Un camino que se desarrolla en diferentes etapas, que tienen lugar de forma progresiva y guiada.

El mentoring permite avanzar al mentee a su propio ritmo, y ser el protagonista de su propia transformación.

Es un modelo que se basa en el respeto, y acompaña al descubrimiento, desarrollo y puesta en acción del potencial. Para convertirlo en talento. Busca el bienestar de la persona y la conexión con su misión y propósito.

El mentoring da claridad, aprendizaje y autonomía; y acompaña en los diferentes momentos clave para la toma de decisiones y la puesta en acción.

El acompañamiento se realiza en diferentes etapas para:

  • Fijar objetivos
  • Analizar la situación de partida
  • Abrir y explorar diferentes opciones
  • Lograr el compromiso y pasar a la acción
  • Retroalimentar y dar feedback

El ABC de una mentoría de marca personal

Un proceso de mentoring se enfoca hacia la persona mentorizada, para facilitar su aprendizaje. Desde la libertad, sin decirle lo que debe hacer. Tan solo acompañándola para que tome sus propias decisiones.

Un proceso de mentoring en marca personal contempla aspectos tanto personales como profesionales. Por eso es tan revelador.

El ABC de un mentoring de marca personal:

#A. Autoconocimiento.

Para desarrollar una marca personal potente, el primer paso es conocerte a ti mismo. Debes saber dónde están tus fortalezas. Debes encontrar tu potencial por desarrollar, y tu potencial puesto en acción, es decir, tu talento. Debes comprender cuáles son tus valores, para conectarlos con tus fortalezas y con tu talento, para sentirte alineado y en coherencia.

La responsabilidad y el compromiso contigo mismo para ser y expresar la mejor versión de ti.

El mentoring que hacemos en Barcelona Mentoring trabaja desde ese lugar apreciativo de fortalezas, valores y talento. Porque es desde el núcleo positivo de las personas desde donde la marca personal encuentra su auténtico valor diferencial.

#B. Contexto.

La marca personal se trabaja siempre dentro de un contexto. La marca personal tiene una finalidad práctica, que es la de hacer visible y reconocible un profesional por su propuesta de valor, puesta al servicio de otras personas o empresas a quienes sirve.

La marca personal debe lograr un encaje perfecto con sus clientes. Tiene en cuenta sus deseos, sus preocupaciones. Sabe cómo se sienten. Y conoce el mercado. Sus características actuales y tendencias. Es realista.

En entornos volátiles, inciertos, complejos y ambiguos (VUCA) como los que vivimos, tener en cuenta el contexto no es un capricho. Es cuestión de supervivencia.

#C. Comunicación.

Una vez que se han identificado y puesto en valor los elementos y atributos de la marca, y sus ventajas diferenciales en el contexto presente, hay que comunicarlo.

Aquí, la máxima clásica de las relaciones públicas es de plena actualidad “hacerlo bien y hacerlo saber”.

Hilar bien una estrategia de comunicación que procure la visibilidad, relevancia y autoridad de una marca personal es clave. Un mensaje poderoso, alineado con el posicionamiento elegido para la marca, es decir con sus atributos, valores, fortalezas y talento. Alineado con la propuesta de valor diferencial al servicio de un cliente, y adecuada a un contexto flexible y volátil.

En el que inspirarse de la competencia es válido, pero en ningún caso lo es copiar.

Elegir bien los medios, los canales de difusión de los mensajes para que el mensaje y el canal sean también coherentes, y la voz de la marca permita expresarse a través del medio más acorde a ella. Me explico mejor.

Por ejemplo, si una persona comunica de forma excelente a través de la voz, tiene sentido que emplee el vídeo o los podcast como formato principal para transmitir su mensaje. Y no lo tiene que se esfuerce en redactar posts, porque no va a aprovechar sus fortalezas y el impacto no va a ser, ni de lejos, el mismo.

Autorrealización y propósito

Una vez cubiertas nuestras necesidades básicas, tomemos para ello la pirámide de Maslow, todas las personas tendemos hacia nuestra autorrealización y transcendencia.

Así, cada vez más personas hemos tomado consciencia de la importancia vital de conectar con nuestro propósito, nuestro sentido de vida, el ‘para qué’ estamos aquí. Y nos hemos dado cuenta de que emplear nuestro talento para vivir una vida plena de sentido es el camino que nos lleva al bienestar y al equilibrio personal y profesional.

Y que, además, es una forma de servir a los demás y al mundo, con un aporte de valor propio, que sale de nuestro corazón y de nuestra inteligencia afectiva, racional y social.

Mentoring de marca personal para la transformación

Si este proceso de transformación, de reinvención profesional lo puedes hacer de la mano de un mentor o mentora que ya ha pasado por esa misma experiencia o similar, te aconsejo que aproveches la ocasión.

No hay mejor manera de transitar ese camino, para que sea una experiencia completa. Para que llegues a un punto final absolutamente distinto del que partiste, con herramientas y autoconfianza, y sabiendo cuáles son tus fortalezas y talentos en los que siempre puedes y debes apoyarte.

Mentoring efectivo y gestión emocional

6 principios poderosos de gestión emocional para un mentoring efectivo

Ya no resulta extraño hablar de ecología emocional, de emociones tóxicas o de sostenibilidad en nuestra vida y en nuestras relaciones. Un mentoring efectivo tiene en cuenta este contexto.

En una sociedad a la que le cuesta poner límites a un consumo exacerbado nos hemos acostumbrado a vivir por encima de nuestras posibilidades.

El equilibrio, la sostenibilidad, la moderación, la responsabilidad son valores a recuperar de forma consciente y decidida si queremos el mayor bien común.

El mentoring, como herramienta de acompañamiento y apoyo al crecimiento personal, entendido como desarrollo del potencial en talento, parte de unos principios de ecología en todos los niveles. Así, la conexión con estos principios es un punto de partida esencial para un acompañamiento sostenible y efectivo.

Somos cuerpo, mente, corazón… y alma

La salud de una persona es holística. Por lo tanto, el cuidado de los demás y el autocuidado de uno mismo incluyen de forma activa el cuerpo, la mente, el corazón y el alma, o lo que es lo mismo, la salud física, mental, emocional y espiritual.

Es por ello que una emoción mal gestionada puede causarnos una enfermedad que se exprese en nuestro cuerpo físico. O la famosa frase que conocemos desde pequeños: “la cara es el espejo del alma”.

Alinear lo que pensamos, lo que sentimos, lo que decimos y lo que hacemos nos hace ser coherentes, y sólo siendo coherentes con nosotros mismos podemos estar en equilibrio.

Principios de gestión emocional en el mentoring

El mentoring es una relación de ayuda, de aprendizaje y de transformación.

Se basa en una serie de principios que hacen de éste un proceso especialmente enriquecedor, tanto para la persona mentorizada como para el mentor o mentora.

Poner consciencia en la gestión emocional de la relación representa un paso esencial en el desarrollo de un proceso de mentoring valioso.

¿Cuáles son los principios de gestión emocional en los que hay que poner foco? Pon atención especial en los que describo a continuación.

#1. Ayúdate y te ayudarán

A veces esperamos que sean los demás quienes nos rescaten de las situaciones complicadas que vivimos. Y, a veces, lo hacen. Sin embargo, el aprendizaje está en ser capaces de trascender las situaciones por nosotros mismos, con ayuda, pero por nuestro propio pie.

A veces, encontramos personas que llevan media vida buscando soluciones y no las encuentran, van a conferencias, asisten a talleres, y parece que nada les funciona. Tal vez el foco no está puesto en ellas mismas, tal vez esperan que la solución les llegue de fuera. Tal vez creen que alguien les proveerá de un elixir de la felicidad y podrán resolver de por vida sus cuitas.

Por experiencia, sé (y tú también lo sabes) que la ayuda viene de mí misma. Otras personas me inspiran, aprendo de ellas, son un modelo para mí, son mis mentores. Pero el cambio real y verdadero, la transformación, surge de mi interior.

“Si caminas solo, irás más rápido; si caminas acompañado, llegarás más lejos” ─Proverbio chino

#2. Di ‘no’ a las dependencias emocionales

Es fácil caer en una dependencia y no darnos cuenta. Hay quienes, en lugar de dependencias, hablan de ‘relaciones especiales’. Estas relaciones especiales pueden establecerse con otras personas, pero también pueden aparecer en relación con objetos, con experiencias pasadas, o con expectativas de futuro. Y es que las dependencias a veces no son tan claras ni tan fáciles de identificar.

En una relación de mentoring efectiva y saludable, la persona mentora tiene especial cuidado en no generar una relación de dependencia. Respetar la autonomía de la persona mentorizada es asunto crucial.

Trasladar herramientas para su autogestión, para la toma de decisiones de forma libre, independiente y madura proporcionan al mentee o a la mentee el aprendizaje y el desarrollo en un punto más elevado. Le permiten subir un escalón por sí solo y crear recursos nuevos que, sumados a los que ya trae, le permiten avanzar con autonomía.

#3. Respeta y empatiza: la diferencia suma

La diferencia suma. Tras esta aparente contradicción, se esconde una certeza. Tan solo el miedo a lo nuevo, a lo distinto nos impide verla. La cantidad de matices que reflejamos como personas poliédricas que somos abarcan un amplio espectro de colores.

Metáforas aparte, la diversidad nos aporta perspectiva y flexibilidad mental, nos ayuda a progresar. Respetar las opiniones ajenas, y empatizar desde la comprensión profunda y la compasión nos enriquece como seres humanos.

Ver y sentir a la otra persona como un ser en todas sus dimensiones, digno de respeto y amor, facilitará el poder entablar una relación auténtica, de corazón con él o con ella. Y desde ese lugar, el proceso de mentoring dará sus frutos con abundancia.

#4. Da y recibe bien: la generosidad inteligente

Los seres humanos somos sociales por naturaleza, y una de las principales fuentes de nuestro aprendizaje reside precisamente en la interacción social.

En una relación de mentoring, cuando la intención del mentor o mentora es una intención consciente de sostén y ayuda, que parte de su interior esencial, y es una intención generosa,  desde el respeto y el compromiso, surge un poder, una fuerza, un impulso que mueve a la acción, al cambio, a la transformación.

La generosidad inteligente se basa precisamente en eso: en una intención profunda de dar, pero de dar lo que corresponde, y de la forma en que corresponde para bien del mentee o la mentee. No es un dar por dar, o un dar desde el ego, desde una posición superior arrogante, no, no es eso. Es un dar inteligente, adecuado, oportuno al momento, desde una generosidad auténtica y sentida. Con una intención real de hacer el bien.

“Es más feliz quien da que quien recibe”

#5. Sé consciente de tu poder

Ejercitar la autoconciencia es necesario para mantener el equilibrio emocional.

Conocer el poder de la energía que irradias desde tu ser y proyectas en los demás, de la influencia que ejerces con tu actitud, y decidir actuar con responsabilidad al respecto, te proporcionará paz.

Decir no a los ladrones de energía, y aparcar compañías, hábitos, actividades y pensamientos tóxicos, que nos lastran y nos desmotivan, es un compromiso que debes tomar contigo mismo.

Cultivar las emociones positivas, una mirada limpia ante la vida y una actitud de aprendizaje continuo, de exploración y de asombro ante lo cotidiano te mantendrá las pilas cargadas.

Tomar consciencia de estos detalles y la práctica de una gestión emocional inteligente en la que tú decides cómo quieres vivir tu realidad te ayudará a dar un gran paso en el manejo de tu vida.

Las emociones en sí no son ni buenas, ni malas. Tan sólo son útiles. Son herramientas a nuestra disposición para emplearlas en el sentido y con las consecuencias que decidamos.

#6. Vive con sentido

¿Cuán conectado estás con tu propósito?

La ecología emocional se conecta a una vida con sentido, al nivel de conciencia que tenemos sobre el sentido de lo que hacemos y el para qué lo hacemos.

El propósito es fuente inagotable de motivación y energía para la acción. Del propósito emana la perseverancia, la resiliencia y el gozo de hacer lo que hacemos y de estar donde estamos. La conexión con el propósito es el cordón umbilical que nos une a la fuerza del universo, y por el que nos llega la luz que nos indica el camino.

“Solo se vive una vez, pero una vez es suficiente si se hace bien.” ─Victor Kuppers

Mentoring efectivo para la transformación

La relación de mentoring es una relación para la transformación.

Parte de un punto y llega a otro distinto, completamente nuevo, un campo por explorar lleno de oportunidades que estaban escondidas.

Créditos imagen principal: Buenosia Carol en Pexels

1